domingo, 21 de junio de 2015

El Capuccino a media mañana


La mañana rompe sobre las 12 en el cielo a medias de esta bella ciudad
que cada día me ofrece lo mejor que hay en ella
Londres quizás hubo una época en la cual me hizo sentir como caballo
sin su infinito prado para galopar,
en este tiempo me di cuenta que era yo la que no galopaba por los prados
con la libertad y la tranquilidad con la que lo hago hoy
Los capuccinos a media mañana en este cielo a medias
han transformado esta visión en una ciudad completa
para este momento de mi vida
Quizás y sólo digo quizás, suspiro, escribiendo cada letra con una alegre
sonrisas en mi cara, producto de un corazón confiado
y un alma no domada.

Suena la banda sonora perfecta para mi y eso hace quela sonrisas se
transforme en una carcajada a solas con mi sentir al escribir,
que más puedo pedir, nada, este instante es perfecto para mi...
las letras se unen unas con otras
y forman medidas perfectas desde la vibración de este infinito amor
... se abre el cielo a medias y se forma completa la expansión...
más allá de la magia... más allá podría andar serena y con los ojos cerrados
... confiada en este sendero dibujado a línea y punto, a mancha y besos... dibujado
dentro y más allá de este y cualquier lienzo y su dimensión...


1 comentario:

  1. Me encanta ver que la felicidad está en nosotros...me encanta, disfruto con cada paso que das/damos...Gracias por compartirte de un modo tan hermoso...Miles de besos, my friend

    ResponderEliminar